INFLAMACIÓNABDOMINAL  

La inflamación abdominal es una de las molestias digestivas más comunes entre las mujeres. Descubre información sobre las causas de la inflamación y cómo puedes deshacerte de ella.

El tipo de alimento y la forma en la que se come a menudo influyen en el nivel de inflamación. Cuando se come con prisa, cuando no se mastican los alimentos adecuadamente o cuando se come con la boca abierta; son factores que contribuyen enormemente a la inflamación.

La cantidad de alimento que ingiera una persona no ocasiona la inflamación, sin embargo tener el estómago lleno aumentará la incomodidad.

CONSEJO: Tómate las cosas con calma a la hora de la comida y mastica bien los alimentos. Incluso es posible que esto te ayude a notar que ya comiste suficiente.
Por supuesto, pero realmente eso depende de cada persona. Muchas personas que se quejan de inflamación no pueden identificar un alimento concreto, lo que es señal de un consumo bajo de fibra y una deficiente salud digestiva en general. Otras personas saben qué comidas se lo provocan. Algunos alimentos que comúnmente causan inflamación son: la col, la coliflor, las cebollas o las coles de Bruselas. Este tipo de alimentos contienen fibra soluble y unas sustancias llamadas oligosacáridos, que son descompuestas en el intestino grueso por las bacterias. Por desgracia para algunos, a veces esta reacción de las bacterias puede resultar incómoda.

Las buenas noticias son que los productos de All‑Bran®, ricos en fibra de salvado de trigo, pueden ayudar a acelerar el tránsito intestinal. Esto es gracias a que la fibra natural de salvado de trigo es efectiva para mejorar la regularidad digestiva.

CONSEJO: ¿Te sientes inflamada después de tomar un determinado alimento? Intenta evitarlo la próxima vez. Es así de sencillo.
Beber demasiada agua o comer alimentos que contienen mucho líquido normalmente no causa inflamación. De hecho, es más probable que la falta de agua sea lo que se convierta en un problema. La fibra necesita líquidos para hincharse y formar una masa suave y voluminosa que arrastre todo a través del sistema digestivo.

CONSEJO: Bebe agua regularmente a lo largo de todo el día, especialmente con las comidas con mucha fibra.
El ejercicio y la actividad física son importantes para la salud en general, así como para tu digestión. Te ayuda a poner tu cuerpo en movimiento tanto por fuera como por dentro contribuyendo a mejorar tu salud digestiva.

CONSEJO: Intenta estar activo todos los días, un paseo por el parque o una clase de fitness pueden ser suficientes.
En la mayoría de los casos la inflamación es señal de que la comida no se está digiriendo bien, pero esto es fácil de combatir. Sólo tienes que aumentar el consumo de fibra, líquidos y asegurarte de realizar actividad física por lo menos una vez al día.

Si la inflamación abdominal sale de lo habitual o cambian los síntomas merece la pena comentarlo con tu médico o con un nutriólogo.
El cambio de una dieta relativamente baja en fibra a otra rica en alimentos con alto contenido en fibra puede resultar incómodo al principio. Después de sólo unos días el cuerpo se habitúa y te empezarás a sentir mejor. Para la mayoría de las personas, el aumento de líquidos y fibra insoluble (como el salvado natural de trigo) ayuda a relajar la inflamación y a empujar más fácilmente los desechos de alimentos por el aparato digestivo.

Los cereales All‑Bran® son una fuente buenísima de fibra insoluble.

CONSEJO: Introduce gradualmente en tu dieta los alimentos con alto contenido de fibra, como el salvado natural de trigo, así darás tiempo a que se ajuste tu sistema digestivo.
LA IMPORTANCIA DE LA FIBRA

  LA IMPORTANCIA DE LA FIBRA  

La fibra es un nutriente esencial para el cuerpo. Sin embargo la mayoría de las mujeres consumen menos fibra de la recomendada por los expertos para mantener en buena forma su salud digestiva.

Leer más
MI SALUD DIGESTIVA

  MI SALUD DIGESTIVA  

La mayoría de nosotras sabe poco acerca de cómo funciona la digestión. Descubre formas para sentirte bien con ella.

Leer más